Icono del sitio DYLCA Reformas

Mejores ideas de decoración para tu dormitorio luego de una reforma

renovar el cuarto de dormitorios matrimonial modernos y originales

Acabas de culminar la reforma de tu dormitorio y sientes que tienes un sin fin de opciones para transformar ese espacio en una habitación confortable y funcional. Básicamente sientes que tienes un lienzo en blanco; pero, ¿por dónde comenzar?

Los mejores colores para tu dormitorio

Por lo general, el trabajo de cualquier reforma en un dormitorio comienza en la pintura; pero no cualquier color funciona para un dormitorio; y esto se debe a que ése es un espacio pensado para la relajación. Lo ideal son los colores claros, pues no sólo aportan un descanso a nuestra mente de las diversas tonalidades que encontramos en la calle, sino que también brindan la sensación de amplitud en la habitación. De igual forma, es recomendable usar una combinación de dos colores; uno en mayor proporción que el otro, ya que uno se encarga de armonizar el dormitorio y el otro lo enmarca.

El color blanco y sus variantes

El blanco suele utilizarse mucho en los dormitorios porque ayuda a que se vea mucho más amplio y sereno. Este color es ideal para complementarlo con otros tonos y así brindarle personalidad a la estancia, pero siempre usándolo en mayor proporción que los demás.

Como alternativa a este color puedes usar el beige, marfil o hueso y cualquiera en esa misma gama de tonos.

Colores de complemento

Para enmarcar o darle personalidad a tu dormitorio, dispones de una amplia gama de colores, preferencialmente los tonos pasteles. Recuerda que un tono muy cargado puede tener efectos negativos en tu descanso.

Los mejores colores son el verde, el azul y el rosa. Procura evitar el rojo y el amarillo, ya que suelen ser muy intensos.

Los colores oscuros no suelen ser recomendados para un dormitorio. Sin embargo, existen paletas de colores oscuros en tonalidades pasteles que brindan toda la gracia del color, pero con una intensidad atenuada.

Un mismo color para toda la habitación

Si quieres darle un toque de elegancia a tu dormitorio, puedes elegir usar un mismo color para toda la estancia. Los mejores colores para hacerlo son el gris, el beige y el greige, el cual es un tono medio entre ambos colores. También puedes utilizar colores tierra con detalles blancos.

Elementos de funcionalidad y confort en el dormitorio

Ahora es el momento de comenzar la decoración de nuestro espacio. Para ello debes darle prioridad a aquellos elementos que cumplen con la funcionalidad de la habitación: recuerda que no sólo debe verse bien, sino que debe cumplir con su objetivo.

Camas: funcionalidad y belleza

La cama es el corazón de todo dormitorio; y el mercado te ofrece una enorme variedad de diseños y especialidades. Para saber cuál elegir, primero debes conocer tus necesidades a la hora de dormir, pues no todas las estructuras son igualmente beneficiosas para tu comodidad.

Contemplado ese aspecto, ahora visualiza el diseño de tu cama. Comencemos con la altura.

Existen estructuras bajas de estilo oriental, las que generan un efecto visual de amplitud. Por otro lado, camas con estructuras más altas suelen ser más beneficiosas para la espalda y pueden diseñarse para aprovechar el espacio, proporcionando zonas de almacenamiento adicional.

Según el estilo que desees darle a tu habitación, puedes optar por camas hechas de madera, las cuales aportan elegancia y pueden ser diseñadas a medida e incluso ser tapizadas para agregar distinción; camas de hierro forjardo, que van muy bien con el estilo vintage y armonizan en espacios minimalistas; o camas de cemento, consideradas muy vanguardistas, que ofrecen un espacio personalizado para el descanso; pero con la desventaja de estar empotradas.

Clósets y cómodas: espacio y elegancia

Además del descanso, necesitas sitios para guardar tu ropa, los zapatos, accesorios, cosméticos y demás. Para ello, los protagonistas de toda habitación son el clóset y la cómoda.

Estos elementos suelen estar de acuerdo en algo: el material con el que están construidos. Diseñados generalmente de madera, pueden ofrecertr no sólo la funcionalidad del almacenamiento, sino también una buena ambientación. Sus diseños deben responder principalmente al espacio y la distribución del dormitorio: si la habitación es pequeña, tanto el clóset como la cómoda lo deben ser también. Y sus colores, los cuales se recomienda combinar, deben contrastar adecuadamente con el de las paredes, siendo estos oscuros en el caso de paredes muy claras o claros si las paredes tienen colores más vivos.

Elementos decorativos y de estilo

Ahora vamos a hablar de los elementos que terminan por dar la personalidad que deseamos a nuestra habitación.

Lámparas para la habitación

Aunque las lámparas también son elementos funcionales dentro del dormitorio, suelen desempeñar un papel decorativo importante en cualquier ambiente. Lo ideal es tomar en cuenta las dimensiones del dormitorio: para espacios reducidos, es preferible optar por una lámpara de techo en el centro, para que aporte iluminación uniforme; en cambio, para dormitorios de mayor tamaño, lámparas de mesa a cada lado de la cama son una mejor opción.

Alfombras: la piel de tu dormitorio

Al momento de elegir una alfombra para el dormitorio, más allá de diseño y color, debes considerar el material del que está hecha, pues entre las que son de fibra sintética y natural, podrás encontrar más o menos ventajas.

Lo ideal en una alfombra es que sea resistente, ya que son piezas propensas al desgaste. También conviene que sea de material anti ácaros, que evite la acumulación de polvo, resista a la humedad y al moho.

Espejos, cuadros y plantas

Finalmente has de recurrir a elementos decorativos, tal como los espejos, los cuadros y las plantas.

Para los espejos, lo más recomendable es adquirir uno de tamaño medio: ni muy grande ni muy pequeño, de preferencia proporcional al tamaño de la cómoda. Si la habitación es pequeña, evita los espejos de cuerpo completo.

Para los cuadros es mejor limitarse a uno o dos como máximo, ya que debes evitar recargar el dormitorio con elementos distractores del sueño. Opta por cuadros de paisajes tranquilos o imágenes minimalistas. Evita sobre todo los retratos.

Finalmente, si deseas darle un toque de naturaleza al dormitorio, se recomienda utilizar una planta de tamaño medio en la esquina opuesta a la cama. Utiliza plantas falsas, ya que el mantenimiento de plantas verdaderas implica presencia de bichos y aumento de la humedad dentro de la habitación.

Salir de la versión móvil