Icono del sitio DYLCA Reformas

Errores comunes que debes evitar al reformar una cocina

Reformas de cocina en Hurlingham

Durante el proceso de reforma de tu cocina es casi norma general que cometerás errores, por mínimos que sean, que harán de tu cocina soñada un poco menos de ensueño. Es por este motivo que debes saber exactamente lo que deseas y cómo hacerlo; y para saber cómo hacerlo, debes saber qué errores comunes debes evitar, como los que te presentamos a continuación:

1. No solicitar asesoría

Quizás consideres que eres lo bastante conocedor del tema de construcción y reformas como para valerte por tu propia opinión; y puede que lo seas. No obstante, durante proyectos tan importantes como la reforma de un área tan delicada como la cocina, siempre es bueno contar con una segunda opinión, especialmente si ésta viene de un experto, como los que DYLCA coloca a tu disposición: ellos saben sobre el tema lo suficientemente bien para saber qué parte de tu planificación puede fallar. Así que nunca dejes de lado la asesoría profesional.

2. No pensar en las necesidades de los elementos de la cocina

La cocina es más que paredes, lavaplatos, refrigerador y horno: está conformada por diversos elementos (como trituradoras, lavavajillas, tostadoras y demás) que, si bien algunos hogares prescinden de los mismos, no los hace menos propios de este espacio. Al momento de planificar la estructura general, recuerda qué elementos formarán parte de tu cocina al acabar la reforma y establece la distribución de las paredes, tomas de corriente y tuberías con base en esa cantidad de elementos que consideraste.

3. Omitir las instalaciones

Consecuencia del punto anterior, es común cometer el error de omitir la distribución de las instalaciones cuando se preparan los nuevos planos, lo que, en determinado punto del proceso, provocará un retroceso significativo de las obras. Recuerda que si las instalaciones, tanto cableado como tuberías, no están bien distribuidas, la funcionalidad de la cocina se reducirá bastante, por lo que la reforma habrá sido en vano.

4. Materiales poco adecuados

La cocina es un lugar que hace sufrir a la madera, por lo que debes pensar muy bien qué clase de materiales utilizar para tu nueva cocina. Es de preferencia que utilices materiales resistentes a ralladuras, golpes y humedad; así como que sean de limpieza sencilla y no se manchen. Lo más recomendable son piedras como el granito o el mármol para la encimera; azulejos y baldosas de vinilo, cerámica o microcemento para las paredes y el suelo, respectivamente.

5. Ubicación del almacenamiento

¿No has estado en una cocina con repisas muy altas? O quizás la tuya sea una de esas cocinas. Y es que los muebles de almacenamiento deben ubicarse lo suficientemente elevados para evitar el daño que puedan sufrir; pero, en oportunidades esta altura está un poco fuera de nuestro alcance, lo que convierte a la cocina en una gran molestia. Cuando planifiques tus obras, por tu tranquilidad, ubícalas a una buena altura.

6. Ventilación deficiente

Otro error que suele cometerse es no establecer una ventilación adecuada y funcional. Las cocinas constantemente son hogar de vapores y gases que se encargan de deteriorar muebles y electrodomésticos, por lo que es bastante prudente procurar una ventilación adecuada en la pieza: coloca al menos una ventana mediana, un extractor y la campana de la estufa para que estos tres trabajen en armonía.

7. Iluminación poco adecuada

Junto con la ventilación, la iluminación es algo que suele menospreciarse: no es cosa de un foco y ya. Deben colocarse fuentes de luz en lugares específicos de la estancia, de manera que siempre cuentes con una buena iluminación mientras haces uso de cada espacio de la pieza.

8. Falta de realismo

Es bastante probable que tu inspiración para esta reforma venga, principalmente, de imágenes de ensueño que has visto en Internet y tu meta sea lograr un acabado semejante, sino idéntico, de esas imágenes. Y eso es un grave error; pues, si tu cocina no cuenta con las proporciones adecuadas, conseguir esos resultados es prácticamente imposible, lo que evidentemente te frustrará y, además, retrasará tu obra. Piensa con base en tu propia cocina.

9. Escoger el presupuesto más barato

El bolsillo lo resentirá, pero tu reforma no. No te decantes inmediatamente por el presupuesto más bajo que consigas en el mercado, ya que esto puede traer serias consecuencias, como trabajos mal hechos o materiales de mala calidad. Para escoger el presupuesto más adecuado, consulta con tus asesores y con diversas compañías de reformas. En la República Argentina, DYLCA ofrece presupuestos que seguramente te dejarán contento con el resultado.

10. Pensar en la decoración demasiado tarde

La decoración es parte de la reforma y es algo que debes contemplar en los planes iniciales y en el presupuesto. Decide desde incluso antes de comenzar la obra cómo quieres que luzca tu cocina y consigue los muebles y accesorios adecuados para conseguir ese acabado, pues dejarlo para el final podrá ser un dolor de cabeza y de bolsillo.

11. Estilo distinto al resto del hogar

Continuando con la decoración (y si realmente es importante para ti), procura que la decoración de tu nueva cocina armonice con la decoración del resto de tu casa: tener una cocina minimalista dentro de una casa art nouveau es un choque visual bastante importante.

12. No pensar en la apertura de la cocina

La apertura de un cocina al salón es una de las cosas más bonitas que puede tener una casa y es algo que deberás pensar, ya que ésta puede ser una de las obras que más ingenio requieran: hazla funcional, estética y armoniosa con la decoración.

13. No respetar las medidas

Desafortunadamente, no todas las ideas que tengas podrán ser aplicadas a tu cocina si ésta no posee las medidas mínimas para efectuarlas. ¿Quieres un mesón central pero tu cocina es muy angosta? Ese mesón sólo estorbará. ¿Quieres colocar cinco repisas pero te falta longitud para respetar el espacio del refrigerador? Si no te molesta colocar éste último en el salón, no hay problema en que las coloques.

14. No comunicarte con la compañía de reforma

La mejor manera de que tu reforma se desarrolle sin eventualidades y con relativa calma es comunicarte abiertamente con la compañía de reformas; así podrás aclarar algún malentendido de diseño, corregir detalles que no te agraden totalmente y establecer las pautas a seguir durante cada una de las obras.

DYLCA Arquitectura y Construcción es una empresa comprometida a ayudarte a evitar todos estos errores, así como a escucharte y guiarte para que la reforma de tus sueños se cumpla a cabalidad.

Salir de la versión móvil