DYLCA Reformas

Trucos imprescindibles para llevar a cabo reformas integrales en tu hogar

¿Deseas iniciar una reforma integral en tu hogar? Quizás quisieras conocer algunos trucos completamente imprescindibles antes de poner en marcha el proyecto, sin los cuales el proceso de tu reforma podría ser bastante tedioso, tortuoso y hasta se retrasarsaría mucho más de lo que habías previsto inicialmente. Así que aclara tu mente, prepara tus ideas y comencemos a evaluar tu reforma.

1. Planifícate

Lo primordial antes de empezar una obra de reforma es la planificación, pues el peor error que puedes cometer es comenzar el proyecto sin haber tomado y cerrado las decisiones adecuadas. Por este motivo, ejecuta un plan de todo el proceso antes de mover el primer ladrillo, decide qué es lo que deseas hacer, aférrate a ese plan, prevé los imprevistos y notifica a quienes le competa, como a tus vecinos, que llevarás a cabo un trabajo de reforma. De esta manera no serás tomado por sorpresa y podrás enfrentarte a cada etapa de la obra de la manera adecuada.

Recuerda que es muy importante considerar las instalaciones eléctricas y de tuberías, y que sería un grave error trabajar en la distribución sin pensar en las instalaciones.

2. Instrúyete

Una vez hayas decidido exactamente lo que harás, el siguiente paso es instruirte con respecto al proyecto. No es prudente llevar a cabo ningún tipo de actividad sin saber qué estás haciendo; y en una reforma esto puede hacer la diferencia. Investiga sobre las diferentes maneras de ejecutar una reforma; indaga sobre los diferentes tipos de materiales y las diferentes calidades de los mismos; busca inspiración para adecuar tu visualización de las cosas a los límites de tu casa. Todo esto te resultará completamente útil, además de poder ahorrarte tiempo y dinero.

3. Averigua qué necesitas

Asimismo, averigua qué trámites debes efectuar antes de comenzar tu reforma, tales como: planos municipales, licencias pertinentes, impuestos a pagar o documentación específica. Los trabajos de reforma, al igual que los de construcción, ameritan determinados procedimientos legales antes de llevarse a cabo y un gran error que puedes evitar cometer es iniciarlos sin haber cumplido con los requisitos de ley, lo que te ahorraría inconvenientes legales poco deseables que retrasarían o impedirían continuar con el proyecto.

4. Calcula tu presupuesto inicial

Conociendo lo que deseas hacer desde un principio, habiendo calculado los materiales requeridos tras haberte informado al respecto, conociendo los trámites legales a realizar, es hora de efectuar las cuentas. Calculadora en mano, suma las cantidades que has indagado y ajústalas lo que mejor te parezca a tus capacidades económicas. De igual manera, puedes averiguar por presupuestos acordes a tus deseos; pero, recuerda que escoger el más económico no siempre es la mejor opción, así que piénsalo bien antes de estrechar la mano de alguien.

5. Contacta con un asesor

Si realizar todo esto por tu propia cuenta te resulta tedioso y, además, imposible, entonces deberías considerar contactar con un asesor. Si resides en Argentina, DYLCA Arquitectura y Construcción coloca a tu disposición equipos sumamente especializados para guiarte al momento de planificar tu reforma.

Estos asesores podrán orientarte con respecto al tipo de reforma más adecuado para ti, el momento para comenzar el proyecto, los mejores materiales al alcance de tu bolsillo, cálculo y ajuste de presupuesto y, además, obtención de licencias y planos municipales. Recuerda: nunca está de más una mano experta que te oriente.

6. Evalúa tus opciones

Es bastante probable que los asesores te coloquen varias opciones sobre la mesa, ya sea por motivo de estructura, estética o funcionalidad. Por más que alguna te agrade más que las demás, estas diversas opciones, de tenerlas, son algo que deberás considerar bastante bien, pues finalmente se tratará de la casa en la cual vivirás por largo tiempo.

Otro de los errores que debes evitar cometer durante tu reforma es hacer caso omiso a la opinión de los expertos en la materia: si tú directamente no eres un conocedor de arquitectura, las cosas que te parecen obvias o sencillas pueden no serlo. Así que procura colocar la opinión de tus asesores a la par de la tuya.

7. Contacta con la compañía

Ya casi puedes comenzar tu reforma. Establecido tu plan, tu presupuesto y escuchadas las opiniones de los asesores, queda más que contactar con la compañía o empresas de reforma que desees contratar; pero, ¿has pensado en cuál? Esto es algo muy importante, pues serán las personas encargadas de elaborar el sitio donde dormirás por las noches, por lo que una agencia con poca ética podría ser la responsable de que el techo se te venga encima. Por esto, procura evaluar muy bien las distintas compañías que se encuentren a tu disposición: debe ser una empresa conocida por su responsabilidad, sus buenas prácticas, sus acabados y la manera en la que desempeñan su trabajo en el proyecto, como DYLCA.

8. Establece un contrato de obra

Es una práctica bastante común omitir el contrato de obra para así pagar menos impuestos o evitar rendir cuentas a determinado órgano; sin embargo, redactar un contrato de obra es, además de lo legal, lo más adecuado: el mismo representa seguridad sobre lo pactado, evitando así inonvenientes legales o discusiones con la compañía.

Así que recuerda: por más tentador que pueda ser no pagar impuestos, redactar y firmar un contrato de obra puede salvarte de gastar más dinero que el que darás a los impuestos.

9. Manténte bien comunicado con la empresa de reformas

No tengas miedo de informarle a la empresa que alguna acción tomada por su parte no te agrada, ya que tú eres a quien le están prestando servicio. Aunque, claro, lo mismo se encuentre estipulado en el contrato mencionado anteriormente, y es por ello que debes ser bastante específico con lo que deseas hacer cuando entres en negociaciones con la compañía. De esta manera, la empresa hará lo que tenías en mente y tú disfrutarás de una reforma pacífica.

10. La paciencia es la clave de una buen reforma

Las reformas son procesos que no duran poco y, además, están sujetas a retrasos inesperados, por lo que debes armarte de paciencia y disfrutar del avance de las cosas: en algún momento, toda esa pila de baldosas, arena, rocas y cemento se convertirá en la casa que siempre quisiste, donde serás feliz. Y la felicidad es algo por lo que vale la pena esperar.

Abrir chat
1
Hola, gracias por contactar con DYLCA Reformas. ¿Como podemos ayudarte?